¿Las tecnologías digitales ayudan a tomar mejor la medicación y controlar el asma?

Teléfono móvil en unas manos

El asma es la enfermedad pulmonar crónica más frecuente en el mundo. Aunque hay medicamentos eficaces, la falta de cumplimiento del tratamiento provoca muchos ataques de asma, hospitalizaciones y muertes. La cuestión es: ¿las tecnologías digitales ayudan a tomar mejor la medicación y controlar el asma? Una revisión Cochrane responde esta pregunta y explicamos la respuesta paso a paso:

Respuesta 

Las tecnologías digitales podrían ayudar a las personas con asma a tomar mejor su medicación y a reducir potencialmente a la mitad el riesgo de crisis asmáticas.

Mensajes clave

  • Las tecnologías digitales para mejorar el cumplimiento del tratamiento probablemente mejoran el control del asma y la calidad de vida.
  • Algunos tipos de tecnologías digitales, como las intervenciones con mensajes de texto, podrían funcionar mejor que otras. Pero hay pocos estudios para los diferentes tipos de tecnologías, por lo que no es posible estar seguros del todo sobre sus efectos beneficiosos.


Resumen visual

Puedes descargar el resumen visual de la respuesta.

Resumen visual

 


La respuesta paso a paso

    Contexto
   ¿Qué se quería averiguar?
   ¿Qué estudios han respondido la pregunta?
   ¿Qué resultados ofrecen los estudios?
   ¿Qué grado de certeza tienen los resultados?
   Para saber más

 


Contexto

El asma es una de las enfermedades de larga duración más frecuentes en todo el mundo. Se caracteriza por la inflamación y el estrechamiento de las vías respiratorias de los pulmones, lo que ocasiona, entre otros síntomas, dificultad para respirar y tos. Estos síntomas se pueden prevenir y tratar eficazmente con medicamentos, como los inhaladores con corticoides. Sin embargo, para que el tratamiento preventivo de los síntomas sea eficaz, la medicación se debe tomar según lo prescrito. Muchas personas no la toman debido a sus obligaciones y a la creencia de que la medicación solo es necesaria a corto plazo, lo que puede provocar más síntomas y crisis asmáticas. 

Lograr el cumplimiento del tratamiento (denominado adherencia al tratamiento) es muy importante para prevenir las crisis y reducir el riesgo de muerte. Para reducir este problema sanitario, cada vez se utilizan más las herramientas digitales, como los teléfonos móviles, los mensajes de texto y los inhaladores "inteligentes", que pueden aportar información sobre la administración de los medicamentos. Sin embargo, hay escasa evidencia de que estas tecnologías sirvan para mejorar la administración de la medicación para el asma o para mejorar los síntomas.

Conceptos y datos de interés

¿A cuántas personas afecta la enfermedad? El asma afecta a unos 334 millones de adultos y niños en todo el mundo.  Se calcula que causa unas 400.000 muertes cada año, la mayoría de ellas en países de ingresos medios y bajos.

¿Qué síntomas produce el asma? El asma puede provocar falta de aire, opresión en el pecho y tos, y suele presentarse con sonidos silbantes (sibilancias) durante la respiración. Muchas personas con asma experimentan un empeoramiento intermitente de sus síntomas, conocidos como crisis, exacerbaciones, brotes o ataques. Estos ataques pueden ser desencadenados por irritantes y alérgenos comunes como la contaminación, el humo del tabaco, el polen, las infecciones virales y los ácaros del polvo doméstico.

¿Cómo se trata el asma?  El tratamiento del asma es doble: por un lado, el tratamiento preventivo de mantenimiento para el control a largo plazo de los síntomas y la prevención de las crisis asmáticas; y, por otro lado, el alivio inmediato de los síntomas y el control de las crisis.

Por qué es importante responder esta pregunta

La falta de adherencia al tratamiento es un grave problema sanitario. Esta falta de adherencia se asocia con más enfermedad, mayor mortalidad, mayor absentismo laboral y más costes sanitarios. En el asma, la adherencia al tratamiento de mantenimiento se sitúa en una media del 50%, aunque en algunas poblaciones puede descender al 20%. Las tecnologías digitales, como las plataformas web, los teléfonos móviles y algunos dispositivos electrónicos, se han utilizado cada vez más como parte de las intervenciones para mejorar la adherencia, pero es necesario saber hasta qué punto son eficaces. 

 


¿Qué se quería averiguar?

El objetivo de la revisión era determinar la efectividad de las tecnologías digitales para mejorar el cumplimiento del tratamiento de mantenimiento del asma y el control de la enfermedad.

La pregunta de investigación (denominada pregunta PICO) que se planteó en esta revisión se desglosa en cuatro partes, con los siguientes elementos principales:

  • ¿Qué población se ha estudiado? Adultos y niños con asma que recibían tratamiento de mantenimiento.
  • ¿Qué intervención o tratamiento se ha aplicado? Tecnologías digitales (teléfonos móviles, mensajes de texto, inhaladores "inteligentes", etc.).
  • ¿Con qué se ha comparado la intervención? Atención habitual.
  • ¿Qué desenlaces o aspectos sobre la salud o la enfermedad interesa estudiar? Cumplimiento del tratamiento (adherencia), control del asma, ataque de asma (crisis o exacerbación), consultas médicas no programadas, función pulmonar, calidad de vida.

➡️ Qué es una pregunta PICO
Para poder investigar una pregunta sobre una intervención de salud, esta ha de ser formulada de forma precisa y estructurada, especificando los siguientes cuatro aspectos en los que se centra la investigación: la población estudiada (P), la intervención realizada (I), con qué se compara la intervención (C) y los desenlaces (outcomes) estudiados (O). Estas preguntas específicas se denominan preguntas estructuradas o PICO. 


¿Qué estudios han respondido la pregunta?

Para conocer la evidencia sobre el efecto de las tecnologías digitales en la adherencia al tratamiento de las personas con asma, Cochrane ha realizado una revisión sistemática de 40 estudios (ensayos clínicos) que incluían 15.207 adultos y niños con asma. El número de personas que participaron en los estudios varió entre 18 y 8517.

Los estudios tuvieron una duración de entre dos semanas y 24 meses, por lo que no fue posible determinar si estos métodos son eficaces a más largo plazo.

La mayoría de los estudios (29) analizó como desenlace principal el cumplimiento del tratamiento (adherencia) de mantenimiento y generalmente también otros desenlaces, como el control del asma y la calidad de vida. 

    Fecha de actualización

    La revisión incluye estudios publicados hasta 1 de junio de 2020 (se realizó una nueva búsqueda en octubre de 2021, pero no se incorporaron todos los estudios).

    ➡️  Qué es una revisión sistemática 
    Una revisión sistemática es un resumen de los estudios sobre una pregunta específica, realizado de forma sistemática y explícita para identificar, seleccionar y evaluar críticamente los estudios relevantes, así como para resumir y analizar sus resultados. Esta investigación de síntesis permite saber hasta qué punto se conoce la respuesta a una pregunta de salud.

    ➡️  Qué es un ensayo clínico 
    Un ensayo clínico es un experimento controlado con seres humanos para evaluar la seguridad y eficacia de una intervención de salud, como puede ser la administración de un fármaco. Se realiza generalmente con dos grupos de voluntarios formados al azar, de los cuales solo uno recibe la intervención que se quiere evaluar. Se considera que es el tipo de estudio que ofrece resultados de mayor grado de certeza.


    ¿Qué resultados ofrecen los estudios?

    Las personas con asma que recibieron intervenciones con tecnología digital de apoyo para la administración de la medicación, en comparación con las que no recibieron este apoyo digital:

    • tomaron mejor la medicación según lo prescrito (hubo un 15% más de personas que siguieron el tratamiento),
    • tuvieron un control mucho mejor del asma y redujeron a la mitad el riesgo de sufrir ataques asmáticos (probablemente entre el 32% y el 91%), lo que tiene efectos beneficiosos directos para reducir el riesgo de muerte por asma, y
    • presentaron mejorías en la calidad de vida y en la función pulmonar, pero el efecto sobre la función pulmonar fue pequeño y podría tener una importancia clínica limitada

    Estos fueron otros resultados de interés:

    • No se observaron mejorías en las visitas sanitarias no programadas. 
    • No hubo suficiente información sobre el efecto de las tecnologías digitales sobre las faltas al trabajo o la escuela, ni sobre los costes‐beneficios, ni sobre si hay efectos perjudiciales.
    • Las tecnologías generalmente fueron aceptables para los pacientes.
    • Ciertos tipos de tecnologías, como los inhaladores "inteligentes" y los mensajes de texto, parecieron ser mejores para el cumplimiento del tratamiento que otros tipos de tecnología, aunque el reducido número de estudios hace que no se pueda tener la certeza de que estas tecnologías funcionen definitivamente mejor que otras.

    La síntesis de los resultados para los distintos desenlaces de interés se basó en los siguientes estudios y participantes:

    • Cumplimiento del tratamiento (adherencia): 16 estudios con 8885 participantes.
    • Control del asma: 15 estudios con 1638 participantes.
    • Ataque de asma (crisis o exacerbación): 6 estudios con 678 participantes.
    • Consultas médicas no programadas: 4 estudios con 446 participantes.
    • Función pulmonar: 7 estudios con 1052 participantes.
    • Calidad de vida: 10 estudios con 848 participantes.

    ¿Qué grado de certeza tienen los resultados?

    El grado de certeza de la evidencia (resultados de los estudios analizados) fue bajo para los efectos observados sobre el cumplimiento del tratamiento (adherencia), la aparición de crisis asmáticas y la asistencia a consultas no programadas.

    El grado de certeza de la evidencia (resultados de los estudios analizados) fue moderado para los efectos observados sobre el control del asma, la función pulmonar y la calidad de vida.

    En la tabla siguiente, para cada desenlace estudiado, se presenta el efecto observado en los estudios, su grado de certeza y la conclusión en lenguaje sencillo:

    • Desenlace: Beneficios y daños para la salud que se mide en los estudios
    • Efecto observado: Resultado de la intervención sobre el desenlace
    • Certeza: Grado de confianza que merece el efecto observado
    • Conclusión: Valoración del efecto de la intervención considerando el efecto observado y su grado de certeza 

    Tabla resumen de los hallazgos


    ➡️ Clasificación GRADE de la certeza de la evidencia 

    Según el sistema GRADE, la certeza de la evidencia (resultados de los estudios) se clasifica en cuatro grados:

    • Alta: Estamos muy seguros de que el efecto real de la intervención se aproxima al efecto estimado en los estudios.
    • Moderada: Confiamos moderadamente en la estimación del efecto: es probable es que el efecto real se aproxime al estimado en los estudios, pero cabe la posibilidad de que sea sustancialmente diferente.
    • Baja: Nuestra confianza en la estimación del efecto es limitada: el efecto real podría ser sustancialmente diferente al estimado en los estudios.
    • Muy baja: Tenemos muy poca confianza en la estimación del efecto: lo más probable es que el verdadero efecto sea sustancialmente diferente del estimado en los estudios.

     


    Para saber más

    Cochrane responde  |  Junio 2022  |  Respuesta elaborada por el Centro Cochrane Iberoamericano