Cirugía acelerada para fractura de cadera

La cirugía acelerada en pacientes con fractura de cadera es factible, segura y tiene beneficios

Operar  a un paciente con fractura de cadera en las primeras seis horas tras el diagnóstico no reduce el riesgo de mortalidad ni de complicaciones graves, pero aporta otros beneficios, como son la reducción de las infecciones urinarias, el dolor y la estancia hospitalaria. Esta es la principal conclusión del primer gran ensayo clínico que ha comparado la cirugía acelerada de una fractura de cadera con el tratamiento quirúrgico estándar. Los resultados de este estudio, denominado HIP-ATTACK, se han publicado en la edición digital de la revista The Lancet el 9 de febrero por un equipo internacional, entre los que figuran varios investigadores del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y el Centro Cochrane Iberoamericano.

La fractura de cadera es un proceso frecuente, que afecta a un millón y medio de personas cada año en el mundo. En los países desarrollados, en el 95% de los casos se trata con cirugía. Contra lo que sugerían los estudios observacionales previos, la cirugía acelerada no representa una reducción de la muerte ni de las complicaciones mayores (ictus, sepsis, neumonía y sangrado grave, entre otras). No obstante, el Estudio HIP-ATTACK (HIP Fracture Accelerated Surgical TreaTment And Care tracK) ha permitido constatar que la cirugía acelerada comporta un menor riesgo de delirio, de infecciones del tracto urinario y de dolor moderado y grave, así como una movilización más rápida del paciente y una duración inferior de su estancia hospitalaria en comparación con el tratamiento quirúrgico estándar (una media de 24 horas después del diagnóstico de fractura de cadera).


El estudio HIP-ATTACK es un ensayo clínico con 2.970 pacientes con fractura de cadera, que fueron tratados aleatoriamente, bien con cirugía acelerada o con la atención estándar, en 69 hospitales de 17 países. HIP-ATTACK es un estudio clave en un área de investigación importante; de hecho, se trata del primer ensayo clínico aleatorizado para tratamiento quirúrgico de este tamaño. Por parte del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau han participado investigadores de los servicios Epidemiología Clínica y Salud Pública - Centro Cochrane Iberoamericano (Ekaterine Popova), Cirugía Ortopédica y Traumatología (Julio de Caso, Aranzazu González y Angélica Millán), Anestesiología y Reanimación (Rafael Anaya y Victoria Baños) y Urgencias (Leopoldo Higa-Sansone y Sergio Herrera-Mateo)

Los resultados de este estudio apoyan la importancia de la cirugía acelerada por una fractura de cadera, porque es factible, segura y aporta beneficios. El investigador principal, Philip Devereaux, del Population Health Research Institute, de la Universidad McMaster (Canadá) señala que "el menor riesgo de muerte con cirugía acelerada en pacientes con marcadores cardiacos elevados en el momento del ingreso al hospital pone en duda el dogma de la optimización médica antes de la cirugía. Las futuras investigaciones deberían explorar las ventajas de la cirugía acelerada en este grupo de pacientes de alto riesgo”.

El estudio es una iniciativa del Population Health Research Institute (http://www.phri.ca/). En España han participado siete hospitales y se han reclutado un total de 534 pacientes. El estudio ha sido coordinado a nivel nacional por el Servicio de Epidemiología Clínica y Salud Pública del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau - Centro Cochrane Iberoamericano.

Referencia

Accelerated surgery versus standard care in hip fracture (HIP ATTACK): an international, randomised, controlled trial: https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)30058-1/fulltext

Doi: 10.1016/S0140-6736(20)30058-1

[Imagen cedida por Irakli Kublashvili]