Aumentar la ingesta de agua ¿previene la formación de piedras en el riñón?

Respuesta   Mensajes clave

La respuesta paso a paso:
> Contexto   Conceptos y datos de interés | Por qué es importante responder esta pregunta
> Pregunta de investigación   Qué es una pregunta PICO | Elementos PICO de esta pregunta
> Estudios revisados   Qué es una revisión sistemática | Qué es un ensayo clínico
> Resumen de los hallazgos de los estudios
> Grado de certeza   Clasificación de la certeza de la evidencia
> Para saber más 

Diciembre 2020
Pregunta del público 
Intervención  | Prevención


Respuesta

En las personas que han tenido piedras en el riñón (cálculos urinarios), beber más agua podría reducir el riesgo de que los cálculos vuelvan a aparecer y también podría alargar el tiempo hasta que reaparecen. No se han encontrado ensayos que hayan estudiado el efecto de beber más agua en personas que nunca han tenido cálculos renales.  

Mensajes clave

  • El aumento de la ingesta de agua que podría prevenir la formación de cálculos es el que produce al menos dos litros de orina diarios.
  • Los estudios disponibles no aportan pruebas sobre posibles efectos no deseados del aumento de la ingesta de agua.
  • Los resultados de los estudios evaluados tienen un grado de certeza bajo; esto significa que los verdaderos resultados pueden ser sustancialmente diferentes.

   La respuesta paso a paso   

Contexto

Los cálculos urinarios son comunes en la población general. El principal factor de riesgo para la formación de cálculos es no tomar suficiente líquido. Beber más agua es una forma efectiva y económica de aumentar el volumen de orina y reducir la concentración de calcio, oxalato y otras sales en la orina, por lo que se cree que puede ayudar a retrasar la formación de cálculos.

Conceptos y datos de interés

  • ¿Qué son los cálculos urinarios?  Son masas sólidas compuestas por pequeños cristales que se forman cuando la orina tiene un alto contenido de ciertas sustancias, como el calcio y el oxalato. Los cálculos urinarios se pueden originar a lo largo de las vías urinarias superiores (riñón y uréter) e inferiores (vejiga y uretra), pero la mayoría se originan en los riñones
  • Reaparición (recurrencia). Una de cada tres personas (31-39%) que ha tenido cálculos los vuelve a tener en el plazo de 10-15 años. 

Por qué es importante responder esta pregunta

  • Los cálculos urinarios son una enfermedad común, que afecta a casi una de cada 11 personas y supone una carga sanitaria significativa en todo el mundo.
  • Frente al uso de medicamentos, el aumento de la ingesta de agua es una medida efectiva y barata de aumentar el volumen de orina, lo que se cree que puede ayudar a prevenir la formación de cálculos. 

Pregunta de investigación

La pregunta de investigación es la siguiente: ¿Aumentar la ingesta de agua respecto a la ingesta estándar ayuda a prevenir la formación de cálculos urinarios en la población general, con o sin antecedentes de cálculos urinarios?

Qué es una pregunta PICO

Para poder investigar una pregunta sobre una intervención de salud, esta ha de ser formulada de forma precisa y estructurada, especificando los siguientes cuatro aspectos en los que se centra la investigación: la población estudiada (P), la intervención realizada (I), con qué se compara la intervención (C) y el desenlace (outcome) estudiado (O). Estas preguntas específicas se denominan preguntas estructuradas o PICO. 

Los cuatro elementos PICO de esta pregunta son:

  • Población (P): población general mayor de 18 años, con o sin antecedentes de cálculos urinarios.
  • Intervención (I): aumento de la ingesta de agua para producir al menos dos litros de orina diarios.
  • Comparación (C): ingesta de agua estándar.
  • Desenlace (O): cálculos urinarios, reaparición de cálculos urinarios, tiempo de reaparición, efectos adversos.

Estudios revisados

Para responder esta pregunta, Cochrane realizó una revisión sistemática de todos los estudios relevantes disponibles hasta octubre de 2019. Se identificaron 398 estudios, de los que fueron descartados 383; de los 15 restantes, solo 1 cumplió los criterios y fue incluido finalmente en esta revisión. El estudio evaluado en esta revisión sistemática es un ensayo clínico publicado en 1996

Qué es una revisión sistemática

Una revisión sistemática es un resumen de los estudios sobre una pregunta específica, realizado de forma sistemática y explícita para identificar, seleccionar y evaluar críticamente los estudios pertinentes, así como para reunir y analizar sus resultados. Esta investigación de síntesis permite conocer hasta qué punto se conoce la respuesta a una pregunta de salud.

Qué es un ensayo clínico

Un ensayo clínico es un experimento controlado con seres humanos para evaluar la seguridad y eficacia de una intervención de salud, como puede ser la administración de un fármaco. Se realiza generalmente con dos grupos de voluntarios formados al azar, de los cuales solo uno recibe la intervención que se quiere evaluar. Se considera que es el tipo de estudio que ofrece resultados de mayor grado de certeza.


Resumen de los hallazgos de los estudios

Riesgo absoluto de la reaparición de cálculos urinarios a los cinco años

  • Con ingesta habitual de agua: 270 de cada 1000 personas que han tenido cálculos urinarios volverán a tenerlos.
  • Con ingesta aumentada de agua: 121 de cada 1000 personas que han tenido cálculos urinarios volverán a tenerlos.

Diferencia estimada de riesgos absolutos: el aumento de la ingesta de agua podría prevenir la reaparición de cálculos en 149 personas por cada 1000.


Grado de certeza

El grado de certeza de la evidencia sobre la reducción del riesgo de reaparición de cálculos fue bajo; el grado de certeza sobre la reducción del tiempo hasta la reaparición de cálculos también fue bajo. Esto quiere decir que el efecto real del aumento de la ingesta de agua sobre la reaparición de cálculos o el aumento del tiempo hasta la reaparición podría ser sustancialmente diferente al efecto estimado en la investigación. 

Clasificación de la certeza de la evidencia 

Según el sistema GRADE, la certeza de la evidencia (resultados de los estudios) se clasifica en cuatro grados:

  • Alta: Estamos muy seguros de que el efecto real de la intervención se aproxima al efecto estimado en los estudios.
  • Moderada: Confiamos moderadamente en la estimación del efecto: lo más probable es que el efecto real se aproxime al estimado en los estudios, pero es posible que sea sustancialmente diferente.
  • Baja: Nuestra confianza en la estimación del efecto es limitada: es posible que el efecto real se aproxime al estimado en los estudios, pero puede ser sustancialmente diferente.
  • Muy baja: Tenemos muy poca confianza en la estimación del efecto: lo más probable es que el verdadero efecto sea sustancialmente diferente del estimado en los estudios.

Para saber más