¿Escuchar música alivia el insomnio?

Hombre mayor escuchando música en un sillón con los ojos cerrados

En todo el mundo, millones de personas tienen dificultades para dormir o permanecer dormidas, y esto afecta a su salud física y mental. Algunas personas escuchan música para mejorar el sueño, pero su efecto no está claro. La cuestión es: ¿hasta qué punto escuchar música alivia el insomnio?  Una actualización de una revisión Cochrane responde esta pregunta y explicamos la respuesta paso a paso:

Respuesta 

Escuchar música probablemente mejora la calidad subjetiva del sueño en los adultos con síntomas de insomnio.

Mensajes clave

  • Escuchar música podría mejorar ligeramente el tiempo transcurrido hasta iniciar el sueño, la duración del sueño y la eficiencia del sueño (tiempo durmiendo respecto al tiempo total en la cama).
  • No se sabe si escuchar música tiene algún efecto sobre la gravedad del insomnio o las interrupciones del sueño.

Resumen visual

Puedes descargar el resumen visual de la respuesta.
Resumen visual


La respuesta paso a paso

    Contexto 
   ¿Qué se quería averiguar?
   ¿Qué estudios han respondido la pregunta?
   ¿Qué resultados ofrecen los estudios?
   ¿Qué grado de certeza tienen los resultados?
   Para saber más


Contexto

El insomnio se caracteriza por la dificultad para conciliar el sueño o para mantenerlo, despertares tempranos por la mañana o quejas de sueño no reparador. Es un problema frecuente en las sociedades modernas, pues afecta a una de cada cuatro personas, y se asocia con una reducción de la calidad de vida y un deterioro de la salud física y mental. 

Conceptos y datos de interés

  • ¿Cómo se define el insomnio? El insomnio puede definirse como una queja subjetiva sobre la calidad, la duración o la continuidad del sueño cuando se dan las circunstancias adecuadas para dormir. 
     
  • ¿Cómo se diagnostica el insomnio? Para cumplir los criterios diagnósticos del trastorno de insomnio, se deben experimentar dificultades para dormir al menos tres noches por semana durante un mínimo de tres meses con alteraciones asociadas en el funcionamiento durante el día o en el bienestar.

¿Qué se quería averiguar?

El objetivo de esta revisión era averiguar si escuchar música es eficaz para tratar el insomnio y si mejora el sueño en los adultos con insomnio.

La pregunta de investigación (denominada pregunta PICO) que se planteó en esta revisión se desglosa en cuatro partes, con los siguientes elementos principales:

  • ¿Qué población se ha estudiado? Adultos con insomnio.
  • ¿Qué intervención o tratamiento se ha aplicado? Escuchar música para iniciar el sueño. 
  • ¿Con qué se ha comparado la intervención? Ningún tratamiento o el tratamiento habitual.
  • ¿Qué desenlaces (beneficios o daños de la intervención) interesa estudiar? Calidad del sueño, gravedad de insomnio, tiempo transcurrido hasta iniciar el sueño (latencia de inicio del sueño), duración total del sueño, interrupción del sueño, eficiencia del sueño y efectos adversos. 

➡️ Qué es una pregunta PICO
Para poder investigar una pregunta sobre una intervención de salud, esta ha de ser formulada de forma precisa y estructurada, especificando los siguientes cuatro aspectos en los que se centra la investigación: la población estudiada (P), la intervención realizada (I), con qué se compara la intervención (C) y los desenlaces (outcomes) estudiados (O). Estas preguntas específicas se denominan preguntas estructuradas o PICO.

En esta infografía se explica qué es una pregunta PICO. 


¿Qué estudios han respondido la pregunta?

Para conocer los efectos de escuchar música sobre el insomnio, Cochrane ha actualizado una revisión sistemática, que incluye ahora 13 ensayos con 1007 participantes.

Información sobre los estudios

  • Tipos de estudios. Ensayos clínicos. En algunos estudios, las medidas de los desenlaces se tomaron con polisomnografía (medidas objetivas), y en otros, con escalas subjetivas de medida: el Pittsburgh Sleep Quality Index (PSQI) y el Insomnia Severity Index (ISI).  
  • Duración. Entre tres días y tres meses.
  • Entorno. Domicilio, laboratorio del sueño o centro de rehabilitación.
  • Financiación. Cuatro estudios declararon financiación de entidades nacionales de investigación; tres, de fuentes universitarias, y uno, de una fundación privada. Los cinco restantes no declararon financiación.

Fecha de actualización

La revisión incluye estudios publicados hasta diciembre de 2021.

➡️  Qué es una revisión sistemática 
Una revisión sistemática es un resumen de los estudios sobre una pregunta específica, realizado de forma sistemática y explícita para identificar, seleccionar y evaluar críticamente los estudios relevantes, así como para resumir y analizar sus resultados. Esta investigación de síntesis permite saber hasta qué punto se conoce la respuesta a una pregunta de salud.

En esta infografía y en este vídeo se explica cómo sabemos si un tratamiento funciona y qué es una revisión sistemática. 

➡️  Qué es un ensayo clínico aleatorizado 
Un ensayo clínico es un experimento controlado con seres humanos para evaluar la seguridad y eficacia de una intervención de salud, como puede ser la administración de un fármaco. Se realiza generalmente con dos grupos de voluntarios formados al azar, de los cuales solo uno recibe la intervención que se quiere evaluar. Se considera que es el tipo de estudio que ofrece resultados de mayor grado de certeza.

Un ensayo clínico cuasialeatorizado es aquel en el que los participantes se asignan a los distintos grupos del ensayo mediante un método que no es exactamente aleatorio, como la fecha de nacimiento, el número de historia clínica o el orden de reclutamiento para la participación. El mayor riesgo es que el investigador sepa a qué grupo se ha asignado un participante y exista, por lo tanto, un sesgo de selección.


¿Qué resultados ofrecen los estudios?

Los resultados de los estudios revisados muestran que, en comparación con no hacer nada o con el tratamiento habitual (higiene del sueño o rituales para ayudar a dormir), escuchar entre 25 y 50 minutos diarios de música, durante un periodo que va de los tres días a los tres meses, tiene los siguientes efectos sobre los desenlaces analizados:

  • Calidad del sueño inmediatamente después del tratamiento: mejoría subjetiva media de 2,79 puntos medida con el PSQI (en esta escala de 0 a 21, el 0 indica una buena calidad del sueño y el 21 indica graves problemas de sueño). La mejoría se considera clínicamente relevante.
    • La puntuación media entre quienes no recibieron tratamiento fue de 4,8 a 14,22 y entre quienes escucharon música fue de 3,86 a 1,72 puntos menor.
    • ​​​Los datos corresponden a 708 personas en 10 ensayos, con un seguimiento de 14-90 días.
       
  • Gravedad del insomnio inmediatamente después del tratamiento: no se observaron diferencias claras utilizando el ISI (en esta escala subjetiva de 0 a 28, una puntuación menor indica menor gravedad del insomnio).
    • La puntuación media entre quienes no recibieron tratamiento fue de 16,5 a 19,9 y entre quienes escucharon música fue de 15,21 puntos menos a 1,28 puntos más.
    • Los datos corresponden a 63 personas en 2 ensayos, con un seguimiento de 21-42 días.
       
  • Tiempo transcurrido hasta iniciar el sueño (latencia de inicio del sueño) inmediatamente después del tratamiento (datos de 457 personas en 8 estudios):
    • En 5 estudios con PSQI se encontró un efecto subjetivo favorable (datos de 321 personas, con un seguimiento de 21-90 días) entre las personas que escucharon música.
    • En 3 estudios realizados con polisomnografía (medidas objetivas) se observó una ausencia de efecto (datos de 136 personas, con un seguimiento de 3-21 días).
       
  • Tiempo total de sueño inmediatamente después del tratamiento (datos de 611 personas en 9 estudios):
    • En 6 estudios con PSQI se encontró un efecto subjetivo favorable (datos de 475 personas, con un seguimiento de 21-90 días).
    • En 3 estudios realizados con polisomnografía (medidas objetivas) se observó una ausencia de efecto (datos de 136 personas, con un seguimiento de 3-21 días).
       
  • Interrupción del sueño inmediatamente después del tratamiento:  no se observaron diferencias claras  (datos de 457 personas en 8 estudios).
    • De los 5 estudios que analizaron la experiencia subjetiva con PSQI, en 3 de ellos se encontró una reducción significativa de las interrupciones del sueño y en los otros 2 no se encontraron diferencias.
    • En  3 estudios realizados con polisomnografía (medidas objetivas) que midieron el tiempo despiertos después de cada despertar y el número de despertares se observó una ausencia de efecto (datos de 136 personas, con un seguimiento de 3-21 días).
       
  • Eficiencia del sueño (porcentaje de tiempo durmiendo en relación con el tiempo total en la cama) inmediatamente después del tratamiento:
    • En 5 estudios con PSQI se encontró un efecto subjetivo favorable (datos de 321 personas, con un seguimiento de 3-21 días).
    • En 3 estudios realizados con polisomnografía (medidas objetivas) se observó una ausencia de efecto (datos de 136 personas, con un seguimiento de 3-21 días).
       
  • Ninguno de los estudios informó sobre efectos adversos.

¿Qué grado de certeza tienen los resultados?

La certeza de los efectos de escuchar música sobre la calidad del sueño es moderada; sobre el tiempo transcurrido hasta iniciar el sueño, el tiempo total de sueño y las interrupciones del sueño es baja, y sobre la gravedad del insomnio y la eficiencia del sueño es muy baja.

  • La certeza de la evidencia sobre la calidad del sueño es sólo moderada porque los participantes en los estudios sabían qué tratamiento recibían y las personas que calificaron los datos también sabían a veces qué tratamiento estaban recibiendo los participantes, lo que podría introducir un sesgo. 
     
  • La certeza de la evidencia sobre el tiempo transcurrido hasta iniciar el sueño (latencia), la duración del sueño y la eficiencia del sueño es baja porque los estudios utilizaron métodos muy diferentes para medir estos desenlaces y, además, los participantes eran conscientes de la naturaleza del tratamiento. 
     
  • La certeza de la evidencia sobre la gravedad del insomnio es muy baja porque los estudios fueron muy pequeños y se realizaron en diferentes tipos de personas que sabían qué tratamiento estaban recibiendo. La certeza de la sobre la interrupción del sueño es muy baja porque los estudios utilizaron métodos diferentes y mostraron resultados distintos. Además, los participantes de los estudios sabían qué tratamiento recibían.

En la tabla siguiente, para cada desenlace estudiado, se presenta el efecto observado en los estudios, su grado de certeza y la conclusión en lenguaje sencillo:

"

Conceptos clave para interpretar los hallazgos:

  • Intervención: Tratamiento aplicado
  • Desenlace: Beneficio o daño de la intervención medido en los estudios
  • Efecto observado: Resultado de la intervención sobre el desenlace
  • Certeza: Grado de confianza que merece el efecto observado
  • Conclusión: Valoración del efecto de la intervención considerando el efecto observado y su grado de certeza ​


➡️ Clasificación GRADE de la certeza de la evidencia 

Según el sistema GRADE, la certeza de la evidencia (resultados de los estudios) se clasifica en cuatro grados:

  • Alta: Estamos muy seguros de que el efecto real de la intervención se aproxima al efecto estimado en los estudios.
  • Moderada: Confiamos moderadamente en la estimación del efecto: es probable es que el efecto real se aproxime al estimado en los estudios, pero cabe la posibilidad de que sea sustancialmente diferente.
  • Baja: Nuestra confianza en la estimación del efecto es limitada: el efecto real podría ser sustancialmente diferente al estimado en los estudios.
  • Muy baja: Tenemos muy poca confianza en la estimación del efecto: lo más probable es que el verdadero efecto sea sustancialmente diferente del estimado en los estudios.

 


Para saber más

Cochrane responde | Febrero 2023 | Respuesta elaborada por el Centro Cochrane Iberoamericano