Un solo estudio no basta para conocer los efectos de un tratamiento

Cada día recibimos mensajes sobre los efectos de todo tipo de tratamientos: medicamentos nuevos y más eficaces, medidas preventivas, cirugías definitivas, dietas más saludables...

Muchos de estos mensajes se basan en un solo estudio, generalmente recién publicado. La mayoría, además, suele destacar solo sus efectos beneficiosos.

Pero confiar en que un único estudio tiene la respuesta definitiva sobre los beneficios y daños de un tratamiento es tan poco realista como pretender entender el argumento de un libro a partir de frases sueltas.

Si el mensaje se refiere a un solo estudio y es muy rotundo, ten presente que... 


  Icono bombilla

Idea clave

Los resultados de un solo estudio casi nunca son suficientes para conocer los efectos de un tratamiento

Esto es así porque...

  • Los resultados de distintos estudios pueden ser muy diferentes y hasta contradictorios
  • Los estudios pueden tener una calidad global muy variable: unos son más fiables que otros
  • Para conocer los efectos de un tratamiento hay que analizarlos en miles de personas, y muchos estudios son de tamaño pequeño

Además, hay que tener en cuenta que:

  • Los resultados científicos siempre deben confirmarse con los de otros estudios.
  • La mejor respuesta sobre la utilidad de un tratamiento se obtiene al sintetizar los resultados de los estudios relevantes.

Vídeo Ficha resumen (descargar PDF)

"

"


  Señal de alerta

Señales de alerta

Las siguientes expresiones son señales de alerta para activar tu pensamiento crítico:

  • "Un estudio demuestra..."
    Un estudio individual no proporciona la respuesta definitiva a una pregunta sobre una intervención de salud. Lo importante es conocer la conclusión a la que llega una revisión sistemática que analiza todos los estudios relevantes sobre esa pregunta.
     
  • "Según un estudio..."
    No todos los estudios ofrecen el mismo grado de confianza en sus resultados. Conviene averiguar de qué tipo de estudio se trata para saber hasta qué punto nos podemos fiar de sus resultados y si los resultados de ese estudio se contextualizan con losde otros estudios.
     
  • "El último estudio..."
    Las conclusiones del último estudio no son necesariamente más ciertas que las otros estudios anteriores. Lo que importa es la conclusión global de todos los estudios relevantes sobre la misma pregunta acerca de los efectos de un tratamiento.

"

Análisis de ejemplos

Un estudio demuestra que aumentar la ingesta de agua es la solución para prevenir los cálculos o piedras en el riñón”

  • El mensaje de este ejemplo es exagerado porque un estudio aislado difícilmente proporciona evidencia concluyente sobre una intervención de salud, sobre todo cuando se trata de un estudio con pocos participantes, como es el caso de este ejemplo1. Normalmente, un único estudio solo añade pruebas y mejora el grado de certeza global del conjunto de estudios que se han publicado hasta el momento.
     
  • La evidencia disponible sobre esta cuestión se resume en una revisión sistemática de 2020, que se basa solo en el estudio del ejemplo. La revisión concluye que  aumentar la ingesta de agua podría ayudar a prevenir la reaparición de cálculos urinarios en las personas con antecedentes, pero se desconoce si en personas sanas esta medida es o no efectiva, así como como los posibles efectos adversos. El grado de confianza que tenemos en los resultados disponibles es bajo, por lo que es probable que nuevos estudios ofrezcan resultados sustancialmente diferentes. 

1. Borghi L, Meschi T, Amato F, Briganti A, Novarini A, Giannini A. Urinary volume, water and recurrences in idiopathic calcium nephrolithiasis: a 5‐year randomized prospective study. Journal of Urology 1996;155(3):839‐43


"  

Fundamento científico

Un estudio es solo una pieza aislada del puzle que es el mapa completo de lo que se sabe y lo que no se sabe sobre un tratamiento concreto.

Los estudios científicos en los que se basan los mensajes de salud que recibes a través de los medios de comunicación, las redes sociales o los anuncios de la televisión tienen una credibilidad variable en función de factores:

  • Uno de los más importantes es el tipo de estudio o de diseño. Los estudios merecen a priori más confianza si comparan un grupo de personas que ha recibido el tratamiento con otro que no lo ha recibido (grupo control), y si tenemos garantías de que las personas de esos grupos se han distribuido al azar (ensayo clínico).
     
  • Intervenir o experimentar no es lo mismo que observar. Los ensayos clínicos en los que se interviene sobre un grupo de personas y se compara con un grupo control son de entrada más fiables que los estudios que se limitan a observar y recoger datos relacionados con la salud en dos grupos. Pero incluso un solo ensayo clínico no aportará la respuesta definitiva a una pregunta sobre salud.
     
  • El tamaño de la muestra de personas estudiada importa. Para conocer los efectos de un tratamiento hay que analizarlos en miles de personas, porque solo así se podrán obervar los efectos menos frecuentes y se reducirá la influencia del azar.
     
  • Características de la población de estudio. Si el estudio se ha realizado en una muestra suficientemente grande de personas con unas características y circunstancias similares a las tuyas (edad, sexo, estilo de vida, enfermedades previas o actuales, etc.) es más probable que sus resultados tengan una aplicación potencial para ti.
     
  • ¿Es un estudio aislado o una síntesis? Lo ideal es que el mensaje provenga una revisión sistemática, que es una síntesis de todos los estudios relevantes que se han publicado sobre una intervención de salud. Sin embargo, las revisiones sistemáticas son el tipo de estudio que menos se difunde en la prensa y en internet.
     

Lo que diga el primero o “el último estudio” no es la respuesta definitiva.  Está comprobado que los resultados iniciales sobre los efectos de un tratamiento raramente son definitivos y lo habitual es que los estudios posteriores encuentren resultados más o menos diferentes. Pero el último estudio no es necesariamente más completoy mejor que otros anteriores.

Así pues, guiar tus decisiones de salud a partir de lo que dice un único estudio es como pretender avanzar con un puzle fijándote solo en el color, la forma y la imagen de las piezas individuales. Solo podrás conseguir resolver el puzle si tomas perspectiva y te fijas en cómo te queda la imagen completa al añadir o quitar cada una de las piezas. De la misma forma, un estudio solo tiene sentido en el contexto de los hallazgos que han encontrado otros estudios previos que han analizado la misma pregunta sobre un tratamiento o intervención de salud.


"

Implicaciones

•    Recuerda que un único estudio no tiene la respuesta definitiva a tus preguntas de salud. Lo que importa es la conclusión global de las revisiones sistemáticas, que son la síntesis de todos los estudios relevantes que se han publicado sobre un mismo tema y las puedes encontrar en la Biblioteca Cochrane. El plural de ‘anécdota’ es ‘anécdotas’, no ‘evidencia científica’.

•    Pregúntate qué tipo de estudio científico hay detrás de una noticia o mensaje sobre un tratamiento y averigua si es un estudio observacional o un ensayo clínico. En PubMed puedes consultar la base de datos de  estudios médicos y puedes encontrar los resúmenes de la mayoría de los artículos científicos.

•    Desconfía de la información que se limita a citar estudios sueltos como fuente de autoridad, aunque sean muchos,  pero no explica sus conclusiones globales ni los pone en contexto.


Para saber más